Menú Principal

Las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos (Reglas Mandela) establecen que se debe reducir al mínimo las diferencias entre la vida en prisión y la vida en libertad. Recomiendan que se adopten los medios para asegurar a las personas que cumplen condena un retorno progresivo a la vida en sociedad y que para este efecto se mantengan y ojala mejoren las relaciones entre la persona condenada y su familia. Señalan que en la medida que sea posible las personas condenadas deben permanecer en establecimientos penitenciarios cercanos a su hogar o a su lugar de reinserción social.

A su vez, el Reglamento de Establecimientos Penitenciarios que regula el régimen al que quedan sometidas las personas que cumplen una condena en Chile, contempla en relación al sistema de las visitas que se pueden recibir en estas circunstancias, lo siguiente: “En resguardo del derecho a visitas, los condenados deberán permanecer recluidos preferentemente cerca de su lugar habitual de residencia.”

En este contexto jurídico se inserta el Traslado de Personas Condenadas, que surge en Europa en la segunda mitad del siglo XX, al advertir los países las dificultades que experimentaban en los establecimientos carcelarios las personas extranjeras debido a factores tales como las diferencias de idioma, cultura, costumbres y religión, y concluir que el mejor modo de lograr la reinserción social de este grupo de personas era brindándoles la oportunidad de cumplir sus condenas en el país de su nacionalidad.

El Traslado de Personas Condenadas es una institución que tiene un carácter esencialmente humanitario, que hace suya la situación de especial vulnerabilidad de las personas condenadas en un país extranjero y que además responde a la función resocializadora de la pena que recogen instrumentos internacionales tales como, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y los Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Personas Privadas de Libertad en las Américas, adoptados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El traslado al país de origen de una persona condenada, ya sea un chileno condenado en otro país que regresa a Chile a cumplir su condena o bien de una persona extranjera condenada en Chile que es trasladada a su país de origen para continuar con el cumplimiento de su pena, constituye un elemento favorable a la reinserción social de esa persona ya que aporta sustancialmente a su contención psíquica y emocional y permite preparar en mejores condiciones su interacción con la sociedad al momento de su egreso.

Chile ha ratificado seis tratados para Traslado de Personas Condenadas y en todos ellos el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos ha sido designado en calidad de autoridad central, es decir, es el órgano encargado de llevar a cabo el procedimiento que involucra la tramitación de la solicitud que puede presentar un chileno condenado en el extranjero o bien una persona extranjera condenada en Chile, con el fin de continuar con el cumplimiento de la condena en su país de origen, acogiéndose de esta manera a las disposiciones del tratado o convenio pertinente.

Países con los que Chile tiene convenio para trasladar personas condenadas

Albania, Alemania, Andorra, Armenia, Austria, Australia, Azerbaijan, Bahamas, Bélgica, Bolivia, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Canadá, Costa Rica, Croacia, Chile, Chipre, Dinamarca, Ecuador, Eslovenia, España, Estados Unidos, Estonia, Ex República Yugoslava de Macedonia, Federación Rusa, Finlandia, Francia, Georgia, Grecia, Honduras, Hungría, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Mauritania, México, Mongolia, Montenegro, Noruega, Países Bajos, Panamá, Polonia, Portugal, Reino Unido, República de Korea, República de Moldova, República Checa, República Eslovaca, Rumania, San Marino, Serbia, Suecia, Suiza, Tonga, Trinidad y Tobago, Turquía, Ucrania, Venezuela (Cartilla Convenio Estrasburgo); Belize, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Uruguay y Venezuela (Cartilla Convención Interamericana); además de Argentina, Bolivia, Brasil y Perú.

Chilenos condenados en el extranjero

Los chilenos condenados en aquellos países con los cuales Chile tiene un convenio para Traslado de Personas Condenadas, pueden presentar una solicitud para regresar a dar cumplimiento en territorio chileno a la condena que les fue impuesta en el extranjero. La solicitud se debe enviar a:

a) Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Chile Moneda 1155, 1er Piso Santiago, Chile

b) A la Embajada o Consulado de Chile más próximo a su lugar de reclusión en el extranjero

Para la confección de su solicitud puede usar como guía este modelo y también puede utilizar un formato de carta que contenga su voluntad de traslado a su país de origen y todos los datos que aparecen en el modelo de solicitud.

También puedes descargar directamente la solicitud de traslado (para chilenos y extranjeros)

Iniciativas del Ministerio de Justicia